lunes, febrero 27, 2006

Los perros y sus humanos

Nos pasamos el tiempo intentando que nuestra querida mascota se porte como queremos, luzca como queremos...Se dice incluso que los perros se asemejan a sus amos...

Acabo de pasarme largo rato dedicada a la ardua tarea de bañar, cepillar, y secar a mi perrita...

Me levanté finalmente (en mi pelea había adoptado una postura extraña en el suelo del baño) y me vi por accidente en el espejo. Mi chaqueta de lana. Mi pelo convertido en una masa indescifrable.

Y me di cuenta de la verdad ineludible y absoluta: digan lo que digan, ¡soy yo la que me parezco a mi perra!

viernes, febrero 17, 2006

Cansada...

Me doy cuenta de que estoy agotada cuando me pongo a soñar y al dejar revolotear mi mente lo más atractivo que se me ocurre es acostarme sin poner el despertador...

Y se supone que mañana tengo que tener ánimos de fiesta.

Bueno, nada que una pequeña siesta (eufemismo de "menor de cuatro horas") no pueda arreglar...

martes, febrero 14, 2006

Regresión...¿mental?

Hoy, que ni tengo quince, ni garabateo versos malos (ni buenos), ni sueño con príncipes azules...
Hoy, en el mundo real, y no una película norteamericana cutre...
Y a mí precisamente, que si no fuera porque todo el mundo lo llevó en la boca durante todo el día no me hubiera dado cuenta de la fecha que es, y aun así la olvidé cientos de veces hasta la siguiente boca llena...

...Grita mi nombre para que me acerque, y me susurra "eres mi corazón de Valentin".

Qué mono. Qué absurdo. Qué anacrónico. Qué triste esa sonrisa de niñato roto.

Y entonces soy yo la que no concuerdo: mi carcajada y mi pensamiento negro.

Y...

Cuando piensas que ya estás en zozobra constante, aún te puedes sorprender más a ti misma...
Porque nunca hubiera imaginado que le respondería así (aun siendo como es) a mi jefa, con esos cuatro gritos en pleno pasillo. El cabreo no me lo quitó, pero entre el tuffffffffff del humo que se me escapaba por las orejas se dejaba oir una media risilla interior...

Pero nada comparado con llegar a casa, sacar a mi perra y tener que lavarle el culo porque se le quedó un mojón pegado.

Definitivamente, tiene toda la pinta de ser un buen día...

Encima, tengo hambre, pero eso será remediado en breves instantes...

lunes, febrero 13, 2006

De angelitos volantes...

Apareciste en el momento adecuado y desapareciste sin más.
Pienso si lo intutías cuando reíste con ganas ante mi teoría.
Porque, ¿ves? al final yo tenía razón: los angelitos no se quedan nunca con los seres humanos...No funcionaría.
Sólo lo suficiente para que no los olvides nunca.
Ni lo que te enseñaron...

Disco nuevo

Aunque no soy asidua a ningun artista en concreto de vez en cuando me gusta darme el capricho de comprarme un cd, así sin saber qué, lo primero que me llame la atención o me suene un poco, en plan descubrimiento.
Y encontré como el que no quiere la cosa un disco de zouk, es una música antillesa para bailar pegadito...demasiado a veces...Pero perfectamente apropiada también para espantar fantasmas feos y recuperar el optimismo...
No sé si por allá donde estéis habrá, pero os lo recomiendo, estoy muy contenta con mi caprichito...
¡Ahora sólo me falta con quién bailarlo!

domingo, febrero 12, 2006

En estos días extraños...

...En que me emocionan los cambios, el movimiento, lo nuevo...
...En que creo reencontrarme (o ser presentada) a mí misma...
...En que no importa si de mis mil planes sólo realizo la mitad...
...En que todos los días a pesar de que no duermo comienzo con una sonrisa...

...Porque no duermo. El subconsciente me traiciona. Y cuando finalmente el agotamiento me puede, mi cerebro se toma la revancha con sueños enredados y oscuros.
Diría, aún, que me siento contenta...de día, cuando no tengo tiempo para añorar un abrazo que apague mi cabeza.

viernes, febrero 10, 2006

Deseos garabateados

Quiero en mi barquito de papel atravesar los mares, y en una cutre caravana visitar los mundos.
Quiero rechazar toda etiqueta y romper en mil pedazos todos los números en que nos convierte la vida.
Quiero amar sin medida, reir hasta llorar y llorar hasta reir (me pongo tan roja...)
Quiero no ser nada porque eso me permite serlo todo.
Quiero...Quiero...
¡Quiero vivir, coño!

Qué perecita me da...

Después de un inusitado periodo de "todo me va bien" me toca repasar algunas tareas pendientes y me doy cuenta de que todo depende (salvo en casos extremos) del cristal con que se mire.

Porque, si lo analizo (y no puedo evitarlo, sigo siendo yo) no me va mejor que antes. Sólo lo veo diferente. Pero que lo haga no significa que conozca el mecanismo, así que ando un poco como con un cristal fino en las manos con miedo a romperlo.

Y cuando un pensamiento negativo cruza mi cabeza con un silbido, vuelvo a limpiar mi casa y me echo a dormir...

Me aterroriza hacer mis cuentas, y sobre mi mesa se van acumulando papeles. Pero hoy, como por un azar de esos que no estás seguro de si es a mala leche, mi archivador se ha caido y mi vida (categorizada por bancos y demás compañías) está desparramada por el suelo. Con mi perra echada encima, por cierto (prefiero no buscar simbolismos).

Desde que mandé a mi geniecillo a la mierda soy mucho más feliz, pero supongo que no puede evitar hacer de cuando en cuando una pequeña putada.

...¿O es una ayuda?

martes, febrero 07, 2006

Cariño y cachondeo

-Tengo muchas ganas de ir, además así pospongo un poco el echarte de menos.
-¿Cómo?
-Nada, deja...¿Sabes? Estuve pensando...
-¡Qué raro!
-¡Oye! Jajajajaja...

Si tú no eres de escuchar te quieros, y yo no me siento inclinada a pronunciarlos, démonos entonces unas risas que los demuestren...

domingo, febrero 05, 2006

????

Eso de que comience a llover en el mismo instante en que acabas de limpiar las ventanas (y con no poco riesgo para mi crisma), ¿se considera ley de Murphy?
¿No será sencillamente cachondeo?
En fin...

Viva la hipocresía


Las veo sonreirme, decirme bien por ti, convencerme, convencerse, incluso últimamente (y aún no encontré la explicación) ser especialmente amables con mis amistades, digo, pues tiene sentido que te aprecien aunque sea un poco por hacer algo por lo que ellas abogan todos los días...
Pero ¡ay amigos!, las paredes oyen, y alto y claro, y me pregunto si lo saben y si saben que yo lo sé cuando después de todo lo que han escuchado los muros todavía tienen valor de seguir con su sonrisa y sus palabras...y yo, no puedo ni comer con ellas, y sé que esto dará más que hablar a los muros.
A veces me dan ganas de meterme a ermitaña (previo corte de manga, por supuesto, por no faltar a la costumbre) (y por dar más que hablar a su triste existencia)