viernes, septiembre 30, 2005

Cambio

Se me han terminado las ganas de huir.
Quiero quedarme.
Pero no sé dónde...
Porque se me ha cambiado el "lejos de todo" por el "cerca de todos". Y que me enseñen cómo se come eso...

Pequeña transgresión

Que me supo a hierba seca, a Dourdan (el pueblito donde estudié francés), a ya no te necesito, a tristezas viejas y a añoranzas. Como me conozco, la prueba está en mi sótano en el fondo de una maleta. Estoy mareada porque el cuerpo cuando lo envenenas se queja.
Pero me gusta esta sensación de oler bien, de subir corriendo las escaleras, de respirar hondo y decir qué bueno el día. Así que no fue un fracaso sino una transgresión voluntaria propiciada por mi cabezonería. No se lo digáis a nadie...

Esta mañana estoy un poco boba. Mientras contestaba algunos mails puse la canción que siempre me alegra y me puse a llorar como una niña chica. Pero no estoy triste, no es eso. No sé por qué lloré.
Se me ha jodido el viaje que pensaba hacer. Es mucho dinero para 5 días, y sin mi perrita no voy a viajar. Decidí ir en coche. Llamé a un amigo, voy a ir a verte, te llevo las maletas con la ropa de invierno, así ella no tiene que venir y os veo, sólo hola y adiós pero os veo, y me ha dicho loca no hagas gilipolleces que no te puedes meter 3000 km en cinco días y tú sola con la perra. Que no lo haga. Yo quiero hacerlo. Pero tiene razón...
Esta tarde se me jodió mi día libre. Me toca soir, día debido al que no pude decir no. Y pensé, bueno es sólo medio día, pero luego pensé otra vez, y son 6 horas. Otras 6 horas allí.
Estará él también. No quería verle aún. No sé qué es más triste, si que te interese alguien que no puede ser, o que no te interese. Porque su actitud me hace pensar que el amor es una mierda.
Matrimonio perfecto puertas afuera, niña preciosa, y aquí estamos, me coloca un mechón en un gesto que a nadie se le escapa y yo salgo corriendo para que confunda con timidez lo que sólo es un qué mierda todo. Ella pasa frente a nosotros y no nos saluda. A él se le nubla la mirada.

Me siento extraña. Me llama el que amé, y ya es otro amigo querido en la distancia. Me dice te llamaré pronto, no te creo digo yo, pero qué mas da, hasta mañana, pero va y me llama, nunca creo en el cariño pero siempre hay quien está dispuesto a trastocarme mis creencias.
Ahora cuando miro mis mensajes me pregunto si es posible que hace no tanto repasara varias veces la bandeja de entrada y ese cero enorme que inundaba la pantalla me hiciera repetirme, no me quiere, no me quiere...Para no quererle yo tampoco.

No estoy sola, no me siento sola. Pero a veces me gustaría desdoblarme en varias Cabezas locas para estar en cada sitio que me necesitan un poquito. Y me jode no poder hacerlo. Así es la vida, me digo. Pero no es posible expresar lo afortunada que me siento de que me quieran tanto, aún sea en la distancia. Ojalá los que me esperan puedan sentir lo mismo.

Os escribo la letra de la música que me acompaña...

El aire de primavera
tengo alergia en el corazón,
voy cantando por la carretera
de copiloto llevo el sol...
Y a mí no me hace falta estrella
que me lleve hasta tu portal
como ayer estaba borracho
fui tirando migas de pan...
Voy caminando por la vida
sin pausa pero sin prisa
procurando no hacer ruido, vestío
con una sonrisa...
Sin complejos ni temores
canto rumbas de colores.
El llorar no me hace daño
siempre y cuando tú no llores...
Y el milindri a mí me llaman
en el mundillo calé
porque al coger mi guitarra
se me van solos los pies
y este año le pido al cielo
la salud del anterior
no necesito dinero
voy sobrao en el amor
Voy caminando por la vida...
Y no quiero amores no correspondidos
no quiero guerras, no quiero amigos
que no me quieran sin mil galones,
no me tires flores, ni falsas miradas de inexpresión
que no dicen nada del corazón
que me las propone, porque:
Voy caminando por la vida...
Siempre y cuando tú no llores
siempre que no me abandones
siempre que de tu mirada
vea salir los corazones
siempre y cuando tú no llores
siempre que no me abandones
siempre que con tus palabras
calmes todos mis temores
SIEMPRE Y CUANDO TÚ NO LLOREEEEEEEEEEEEEES...

Hay que ver me encanta este Melendi...

miércoles, septiembre 28, 2005

Breve

Ay. Al fin terminó el día. Mi primer día de fumadora que no fuma. Y para demostrar que efectivamente soy lo peor, os diré que mi primer pensamiento fue encender un cigarrito para celebrarlo...
No lo hice, claro.
Y otra cosa. Una tontería. Pero fui mala. Y no me quedé a cerrar. Iba a hacerlo, pero luego me dije, ¿no van de superenfermeras las dos? Pues toma regalito. Eso por hablar.
Nada más...no me quedan muchas reflexiones hoy...
Por favor nadie se enfade, ya avisé que voy a estar una temporada rarilla.

Besoooooooooooooo...

?????

Abro los ojos, tranquila y desorientada. Un poco de luz se cuela por algunas rendijas. ¿qué hora es? No tengo prisa por levantarme. Creo que es verano. Porque el sol se filtra por las ventanas. ¿Pero dónde estoy? En casa, en casa sin duda. No tengo miedo. Inspecciono un poco más. Mi perrita me está mirando. Debe ser ya bastante de día, ¡a ver si tenía que ir a trabajar! No creo, ya me hubieran llamado, me digo, y me arrebujo contenta. Pero me inquieta no saber qué hora es, creo que tenía algo previsto, sólo que no me acuerdo. A ver si luego se me hace tarde. Pero hoy no trabajé, esta mañana libraba es seguro, se me van dibujando escenas que me traen un poco a la realidad, recuerdo que a mi lado en la mesita hay un despertador, lo cojo, lo miro...

Son las tres menos cuarto de la tarde. Ato cabos rápidamente...

Esta mañana sí trabajé, estaba en mi siesta, no puede ser, no he dormido ni una hora...Y me tengo que levantar porque a las cinco vuelvo.

Pero parece que mi plan dio resultado: los sueños se han llevado todos los pensamientos negros y me han dejado la sensación de una mañana por llenar de cosas buenas...

Y sigo sin fumar :-)

martes, septiembre 27, 2005

Decisiones

Todas prorrogables. Todas a largo plazo. Por lo mismo, todas deprimentes. Pero me dibujan el camino.

No me siento muy centrada. Llegué al trabajo con las ojeras puestas y la sonrisa y las ganas olvidadas en casa.

Fumé los tres cigarros que me quedaban planeando que fueran los últimos. Sin mucha convicción. Autoengaño, creo que se llama. Cuando entraba vi mi cara reflejada en el cristal de la puerta. No, no debo ser la misma de hace dos días.

Le dije al fin a mi querida supervisora que no había podido hablar con ella y que qué pasaba con los cambios de turno. Que no estaba de acuerdo, me dijeron, la única explicación que se me ocurre es que lo hizo para fastidiar y ahora no se le ocurren disculpas. Me mira con los ojos que miraría un gato hambriento a un ratón acorralado (por muy idiota que sea, es la jefa, y si dice no es no, pero claro ella no es tonta y sabe que habrá consecuencias), y me da largas. Me las da una segunda vez. Mi cabeza tamborilea con sus cacareos que me persiguen allá donde esté por la sala. Casi me echo a llorar cuando me entero de que se va a quedar como sustituta de una enfermera esta tarde.

Llamo a E. : "Hola, tráeme tabaco cuando vengas, porfa, vale si quieres te llevo la cajetilla que dejaste, vale genial, pero quedan pocos ¿no?, bueno hasta las 6 que sales tienes, vale...
Y me digo, pues no sé yo si me dé hasta las 6, y qué jodía que ya presupone que en cuanto salga voy a ir a comprar...

Y salgo, y me fumo el último. Compro, no compro, compro, no compro, deshojando la margarita.
No compro.
Y mientras vuelvo a casa con cosas útiles como galletas y comida fácil de preparar (voy a ser franca conmigo, nunca me va a apetecer cocinar), me cruzo con una señora que habla sola de lo mal que anda todo. Me doy cuenta de lo que me parezco a ella, las dos con la bolsa de la compra en la mano, la mirada preocupada y los pelos y la cara como recién levantadas.

Y me digo, ya está bien.
Ya está bien de hundirme yo solita, ya está bien de autocompadecerme, ya está bien de quejarme, ya está bien de andar por ahí con estas pintas que doy miedo, y de estar siempre cansada...

Así que me voy a acostar un ratito, para luego levantarme y estar estupenda para cenar algo rico y llegar sociable a casa de E. a buscar las cosas de mi perrita. Ya la avisé de que voy a estar insoportable una temporada, que no me haga caso. Me dijo que no me creía pero me lo esperaba y me lo tengo merecido. Mientras escribo estas líneas el pedrusco del mono se me va asentando en el estómago. Pero estoy feliz, porque al final no compré tabaco.

Y todo va a salir bien.

Otra vez tarde

Hace tiempo que llego por costumbre diez minutos tarde al trabajo. No parezco la misma persona que se enfurruñaba un poco si no llegaba la primera. Supongo que las razones son varias, veamos:
-Bueno supongo que la primera es que siempre ando reventada. Que mi horario sigue siendo español y eso es lo que peor llevo de aquí. No soy capaz de acostarme a las 10 (ni a las 11, a veces tampoco a las 12...) pero eso sólo explicaría las mañanas.
-Me siento desmotivada. Total, por más que llegue yo temprano y adelante trabajo, siempre hay quien no hace lo mismo o a quien le tienes que sacar la mierda y lo atrasa todo, total que al final tanto apurarse para nada, y acabo a la misma hora, y encima me suele tocar cerrar (cosas de ser educada y, vale, gilipollas)
-No hago daño a nadie llegando tarde porque los horarios se solapan, o sea que el servicio nunca queda desatendido.
-Realmente, a nadie le importa un carajo si llego tarde o no.
-Y mis viejitos, los pobres, a ellos se la suda, siguen queriendo que los pinche yo (qué pasa, soy buena qué pensabais) y con salir temprano a ellos les da igual si lo consigues llegando antes o dándote patadas en el culo. Comprensible, claro, a mí me daría un chungo levantarme con las gallinas a esperar al maldito ambulanciero para luego esperar otra vez en la salita para después pasar 4 horas enganchado a la máquina esa que encima a veces pita y no les deja dormir, y luego toma como no han inventado el teletransporte con un mareo y un cansancio tremendos pues a esperar otra vez al ambulanciero y el viaje a casa...algunos para atender a su familia y obligaciones múltiples...en fin que los entiendo.
-Para más inri cuanta más prisa tengo cuando saco a mi perrita, cosa que hago siempre antes de irme, más olorcillos interesantes encuentra ella.
-Y vale, a veces sencillamente no me da la puta gana de apresurarme para que luego me estén dando por culo mis queridos compañeros.

Para quien haya llegado al final de esta reflexión tan inútil como poco productiva, gracias por estar ahí y perdón por ser tan mal hablada a veces, pierdo todo mi glamour lo sé pero mecagoentó lo que descarga...

Besooooooooooooooooooooooo...

domingo, septiembre 25, 2005

Cuando uno se va...

Cuando uno vuelve de viaje, o también cuando se van los que vinieron, queda una sensación extraña, supongo que deriva en parte de la rapidez de los transportes: en la mañana, en Jerez; al mediodía, en París. Me siento muy rara.
Bueno voy deshilachando algún pensamiento de los que me rondan, aunque orden no hay mucho y concierto ninguno, y palabras tal vez demasiadas.
Recuento de cigarrillos:
-jueves: desde que salí de casa dejándome (a propósito) el tabaco, vamos desde las 10, como niña buena ni un cigarrito. Eso si no contamos que soñé que fumaba, qué cosas eh porque hasta me sabía...
-Viernes: ¿sinceridad? OK. 5. Sigo pensando que me porté bien.
-Sábado: día del bautizo, autoproclamada tía postiza de la gordita junto con otra amiga de la familia, y de fiesta en la noche...¿alguien cree sinceramente que no me fumé la cajetilla y media que debí fumarme? (realmente, no llevo la cuenta).
-Hoy: Sin fumar desde ayer, hecha polvo y con una piedra en la boca del estómago. No os prometo que no salga a por tabaco. Soy lo peor lo sé pero joer es que tampoco voy a ser perfecta en todo no? jajajaja...

Bueno en resumen me enrollo tanto con esto porque estoy algo tristona, he tenido un fin de semana precioso donde me hicieron sentir parte de la familia, me costó un dolor de cabeza tipo migraña que me duró hasta que llegué aquí (no es que sea antisocial, pero de vivir sola a estar rodeada de barullo todo el día se nota), pero estuve muy feliz, fue precioso. Por no hablar de los tres principales protagonistas...(los demás son miles mejor para otro post):

-Papi, que casi te cruzas conmigo en el aeropuerto sin verme, y yo mirándote y esperando, si es que casi nos tropezamos, ay que alboroto que armamos los dos allí que hasta se nos volvía la gente y yo creo que con envidia...Qué raro, papi, que ahora que eres hombre de familia me revuelvas el pelo como si fuera una niña, que soy más grande que tú, pero claro, como me repetirán durante todo el fin de semana en cachondeo, yo soy la loca que nació en Algeciras para ser criada en el norte, conoceros en Tenerife y a continuación largarme pitando a París...Me miras realmente como un papi y no como si te llevara dos años cuando me dices ay chocho, el día que tú sientes el culo yo tiro voladores...

-Mami, te miro un instante y nos fundimos en un abrazo que duele, qué bien estás en tu papel de esposa y madre, ay tú que hace tan poco salías como yo a buscarte la vida, pero las dos tuvimos distintas prioridades, o distinta suerte, qué guapa y no te quejes de los kilos ni de tu marido que te pones años, ay niña niña qué distintas somos pero cuánto te quiero, y entre tus agobios consigo poniendo la oreja y la paciencia que te encuentres al fin esa ropita y me sonrías con los ojos, yo sabía que este momento no tardaría pero qué raro se me hace...

-Gordita, gordi, o como dice papi dónde esta mi shoshete de oro, qué linda en verdad mucho más que en las fotos, qué disgusto cuando al fin en mis brazos me pusiste esos pucheros y yo no te toqué más, pero el instante llegó cuando mami me dijo toma, y ahí estabas en mi regazo y te reíste y me dije mierda, ya no tengo escapatoria, una personilla más a la que echar de menos, cómo me gustaría verte crecer y me toca en la distancia...Lo que tú la ibas a disfrutar allá en Tenerife, me dice la abuela, y yo digo sí, sí...pero siempre hay un pero.

No lloré cuando me despedí de ninguno, aunque no me hubiera sorprendido.
En el avión, en mi instante preferido el del despegue, que sigo disfrutando como aquella primera vez que tenía 8 años, y no doy palmadas de alegría porque me da vergüenza, los campos empezaron a convertirse en baldositas y el cartel del aeropuerto quedó abajo y entonces las lágrimas brotaron, brotaron y brotaron, en silencio y con la cara pegada al cristal y gracias al geniecillo sin nadie cerca a quien le duelan, porque así pude llorar cuanto quise mi alegría, mi agradecimiento y mi añoranza en estado puro...

Cada vez las despedidas se me hacen más duras, y son tantas. Un día no tendré ya fuerzas para decir no, contigo tampoco me quedo, y me quedaré para siempre. O tal vez me vaya también y siga buscando...

miércoles, septiembre 21, 2005

Para mis viejitos

-Galliniiitaaaaaaaaaa...ven aquí gallinitaaaaaaa (es una palabra de cariño aquí), no puedo soportarla, me enerva.
-Sí, a mí también (suspiro resignado), no puedo con ella...
No podía creer que estuvieran haciendo burla de la misma Mme. G. que me llama con urgencia y me obliga a ir en medio de cualquier tarea para darme un beso y llenarme el bolsillo de caramelos.

-¿Puedes venir un momento? Mme. C. me está pidiendo que llame a alguien por teléfono y no la entiendo bien...
-Na, no hay que hacerle caso, ha perdido la cabeza, no hay que escucharla.
-Pero...
Demasiado tarde, ya se ha ido, o no escucha lo que se convierte en tartamudeo y empeora mi acento cuando me siento confundida.

Le grité en aquel día de trabajo interminable mientras entraba a toda prisa en su habitación, porque se estaba intentando levantar con las gafas de oxígeno puestas, y le estaban apretando mucho el cuello.
Me arrepentí al instante cuando me miró con ojos de niña asustada y me dijo sencillamente,
-¿Por qué? ¿qué pasa? ¿ya has llamado a papá y mamá?

-Huele fatal, yo es que no puedo ni entrar...
Mme. H. ya no me contaba la misma historia cada dos minutos, ni reía tontamente. Estaba pero no estaba. Se fue dos días después.

-Hay que ver, mira cómo se queja porque la van a operar y tiene que estar tres días en el hospital, ¿pero qué pretende? ¡es lo menos!
Estaba a punto de salir de la habitación de Mme. R. cuando se puso a llorar, porque tiene que pasar tres días en el hospital y aún no ha encontrado quien se ocupe de su marido.

La supervisora utilizaba su cacareo habitual para no escuchar a Mr. M. su mezcla interminable de portugués y francés, con una habilidad impresionante para al mismo tiempo hacerle burla y hacer el amago de ponerle un esparadrapo en la boca. Es el señor que se aprendió Asturias Patria Querida para mí.

Aún me miran raro cuando "pierdo el tiempo" dando la mano a todos mis viejitos cuando ya están instalados. Y pienso, yo tendría tanto miedo, y se rien tanto que me importa un carajo la opinión de mis colegas cuando bailo y les hago muecas y les enseño español.

A todos mis viejitos, los que se quedan y los que ya se fueron, a sus miradas agradecidas por tan poca cosa que pueden dar unos pies siempre corriendo, por ser la única razón por la que mi trabajo no es sólo un trabajo...

martes, septiembre 20, 2005

Ahora que...

Ahora que tengo un motor que me hace levantarme por las mañanas, o sencillamente el buen ánimo que no me impulsa a buscarlo...
Ahora que puedo mirar a mi alrededor y cuando hay algo que cambiar o mejorar tengo humor para intentarlo, y no para volver la espalda y sumirme en mis pensamientos negros...
Ahora que ya puedo expresar más o menos lo que pienso y siento en este idioma que a veces parece escapárseme entre los dedos...
Ahora que tengo de nuevo muchos planes y el tiempo se me va en organizarlos y no en soñarlos...
Ahora que la vida sigue, finalmente, y el pozo negro quedó atrás con marcas nuevas en el corazón...

Pues sigo llegando tarde al trabajo.
Pues sigo escribiendo líneas y más líneas mientras se me amontonan las cosas para hacer.
Pues sigo feliz cuando me preguntan cómo estás, para ahora poder decir pues muy bien, mira lo que tiene la vida...
Pues sigo sin saber a dónde me llevarán mis pasos.

Para no estropear el momento no intento ver el final del camino (que se pierde más allá del horizonte) y no gasto tiempo en imaginarlo, me concentro como un bebé que empieza a caminar en cada paso, y compruebo contenta que puedo seguir avanzando...

Ah, y que voy a dejar el tabaco pasado mañana aprovechando mi viaje. Pero para otro post las motivaciones, que no son las más inteligentes, pero son.

Besoooooooooooooooooooooooo...

domingo, septiembre 18, 2005

Carta a un amigo

Para cuando pienses que no eres importante, que sepas que recuerdo todos los pasos, recuerdo aquel día tan lejano en la playa cuando plenamente consciente de lo que hacía me recosté en tu estómago, plenamente consciente de tu reacción también, ay niño no soy ninguna santa al fin y al cabo. Recuerdo que tus miradas no eran las de cualquiera cuando te confiaba mis penas y mis problemas, recuerdo las posibilidades de aquel entonces, en que me dije no. Recuerdo todas las veces en que dije no. Sentada en la cama de mi habitación minúscula cuando dijiste, me quedé pensativo cuando dijiste te quiero, y directamente soltaste estoy enamorado de ti, y el silencio de después. Recuerdo la calle por la que caminaba dirección a no sé dónde, con los árboles de las flores rojas, cuando te dije de momento no es posible ya nos dirá el destino si se juntan nuestros caminos o no. Recuerdo que estaba llorando a medias, que la gente me miraba y no me importaba. Y recuerdo todas las veces en que pudo pasar algo y me dije no no no, todas las veces en que comprobé hasta donde podía llegar y me paré los pies a mí misma...
Me busqué disculpas en cada una de esas veces. Podría recitártelas porque me acuerdo de cada una. Pero creo que la razón es una, y sólo una.

Nunca quise hacerte daño. Nunca quise tener que decirte, fue lo que fue y se acabó, nunca quise hacerte sentir poco importante, utilizado, desechado, nunca quise que tuvieras que decirte, si no me quiere no me quiere...Y para un amor desfigurado, feo y tachado de explicaciones y tal vez un adiós, mejor dejarlo estar, para qué buscar más donde no hay, a veces cometí el error de actuar por el "por qué no" en lugar del "por qué si" y no quise cometerlo contigo. No sé si fue egoísta porque tal vez odiándome sí te hubieras ido para siempre, y no tuve nunca valor para permitir que me odiaras.

Y lo hice a medias intentando hacer lo mejor (¿pero cómo coño se hace lo mejor?) y te hice daños minúsculos, uno tras otro, a ver si cedías, a ver si perdías la paciencia, unos voluntarios otros no, pero los hice, y soy consciente. No me arrepiento porque qué fácil es dar esperanzas, pero llegado el momento fui franca y de eso tampoco me arrepiento, sabía que no serviría de nada lo sabía...Y aún me empeñé más en ser dura, toma toma toma, ódiame de una vez no quiero que pases por lo que pasé yo...Pero te quedaste.

El amor tan comentado es curioso. Creo que pensamos tanto en él porque no se puede escoger, y porque a veces tantas cosas lo parecen y no lo son.

Nunca me creí que me quisieras. Pero es lo habitual en mí, no sé qué clase de trauma infantil me hace ser así. Pero después de todo este tiempo, creo que sí que me has querido. Pero mejor descubrirlo cuanto más tarde mejor, porque no es que tú no estés a la altura, sino que yo no puedo corresponder como te mereces. Y si no puedo, no te merezco. Tan simple.

Lo que sí te puedo ofrecer es la clase de cariño que no nos dan tan a menudo, no quiero ser egoísta aunque me lo pongas tan fácil, el cariño que te doy es el que te permite irte, que no lo considera traición sino la búsqueda de una felicidad tan merecida, o a lo mejor lo hago un poco por mí misma porque estaré muy contenta cuando tú lo estés, por fin.

Y que sí, que te quiero :-)

Pero qué poco respeto

Estaba en la habitación de uno de mis pacientes favoritos (aparte de la sala donde están todos juntos tenemos habitaciones para los más malitos...), atenta a las prescripciones del médico, también él el que más me gusta, el más humano dentro de lo que hay y el que no desecha todo tipo de dolor con el mismo analgésico de mierda que uso yo cuando tengo catarro.
Me viene a la cabeza mientras escribo (el tiempo de reposo terminó, he dormido bien y mi cerebro vuelve al ataque) una cosa que dijo mi jefa más sabia, la más pobre también porque ser idealista sale caro: "En los tiempos que corren, dijo, es un crimen permitir a una persona que pase dolor". Ojalá más personas como ella inundaran los hospitales. Pero es que ella lo combatía con amor y ¿sabes? funciona.

Pues allí estaba cuando el señor doctor se acercó a mi oido ("no tengas miedo dijo riendo ante mi alarma, que no te voy a dar un beso", "No es eso, quise decir y no dije, pero está usted invadiendo mi espacio personal") y me dijo las palabras.

SI LLEGA EL CASO, NO LO REANIMES. Los susurros me estallaron.

Mi admiración se esfumó un poco. Miré un instante a mi querido Mr. B. (¿no podía decírmelo fuera de la habitación?), parecía dormido, ausente, ¿ha escuchado?¿le importa?¿lo sabe?
No pude encontrar los ojos del médico y me fui con la cabeza baja y los pasos nerviosos.

Ayer un compañero trajo pastelitos para todos los pacientes, y parecía tan contento y satisfecho (odia la comida del hospital) que ni él era el enfermo ni yo la enfermera, nos sonreímos contentos ante una tontería como esta, lo dicho amo los detalles, pero tal vez lo haga para olvidar que la situación en general es una mierda.

sábado, septiembre 17, 2005

Yo y mi cigarrito

Estoy agotada. Para ser franca no puedo con mi culo. Pero estoy contenta.
Por nada en especial, sólo en paz y sin permitir que las preocupaciones se pongan tan de pie como para arrugarme el ceño. Agachaditas están las pobres.
Porque como creo que la felicidad absoluta no existe, sino que se compone de pequeños momentos felices, creo que ahora, que finalmente he llegado de una larguíiiisima semana, me he quitado el olor a diálisis con una ducha en la que casi me quedo dormida, he terminado mi merienda (como niña buena) y estoy disfrutando de un cigarrito, vale, será el sueño, pero soy feliz.
En breve veré a unos amigos muy queridos y a su hijita (yo, la que iba a ser su tata, me he largao por esos mundos y no la conozco soy lo peorrrrrrrrrrr) pero hoy toca reposo, mi mayor ansia (a mis años y a mis kilos pero todo tiene su momento) es dormirme viendo una película no demasiado profunda y soñar cosas bonitas. Y hacer algo de caso a mi perrita, que duerme en mis rodillas ahora, y la tengo muy solita últimamente con tanto curro.
Adoro estos momentos tan breves en que la vida pierde su complicación para componerse de pequeños detalles.

viernes, septiembre 16, 2005

Visión de un segundo

No sé bien qué papel has jugado en mi vida, ni si me valdrá para aprender algo. Supongo que sí, como todo. No sé nada hoy que vengo machucada del trabajo.
Pero sé que has estado, y que en el fondo si he estado yo también es porque he querido.
Y también sé, que cuando te vayas de tanto decirte márchate, estarás haciendo lo correcto...
Y que te echaré de menos.

No quiero ser celosa

Me sentí celosa por una tontería. Y me di cuenta de lo irracional y me dije pero si yo, yo no soy celosa...
Lo he sido siempre, desde niña. También llevo un tiempo negándome molestar a nadie con ellos (ya que no puedo evitarlo, que sólo me estorben a mí). Se dice, por ejemplo, que es un problema de autoestima. Pero qué raro entonces, qué bajos estamos todos, porque me siento rodeada de celos por todas partes, hay más celos en el mundo que cariño...
Porque de acuerdo, celar a alguien puede ser una manera extraña de decir te quiero, me importas, tengo miedo de que te vayas. Pero también una manera de decir, me perteneces. Y gracias a no sé qué ya comprendí que nadie pertenece a nadie. Compartimos nuestros caminos en ratitos cortos o largos, eso es todo.
Tal vez es un defecto humano, querer poseer todo lo que nos parece bonito. Como cuando era niña, y veía una flor hermosa. Y la cortaba para llevármela. Ahora me gusta verlas crecer donde las encuentro...aunque tenga que irme, y no verlas nunca más.
Acabo de recordar una escena largo tiempo oculta. Era mi padre, que viéndome arrobada mirando un gorrión en el parque, dijo lo voy a coger para ti. Ahora creo que sólo lo hizo por disfrutar de mis carcajadas viendo un hombre tan grande tirado por la hierba y haciendo tonterías. Creo que yo no alcanzaba mucho más de su cintura. No entendí por qué desistió, porque el hombre más grande y más fuerte del mundo, si quería coger un gorrión, yo sabía que podía. No comprendí entonces. Pero él sabía que era mejor observar.

jueves, septiembre 15, 2005

Qué bonito...

...Qué bonito mi día, y no entiendo por qué.
Me dormí por segundo día consecutivo llegando tarde al trabajo...
Llamada:
-¿Vas a venir?
-¿Qué hora es? Creo que me he quedado dormida...
-Pues va aser que sí, porque son las 7 (entro a las 6:30)

Y hoy la misma historia, con lo cual mientras iba rumiando en mi coche y renegando contra todos esos soñolientos que en la mañana van a 30 por hora (claro, cómo se nota que ellos no llegan tarde) me planteé, vale ya está bien de andar por las nubes, céntrate, lo primero ordenar tus horarios de sueño luego ya hablaremos...(cuando entro de mañana es con 3 horas de sueño y es mi tercera mañana...la cabecita loca en off vamos...)
Pero como le dije a un amigo, mejor que comerse el tarro fue el día tremendamente horripilante, todo a medias por parte del equipo de ayer, bronca con paciente por la espera (el paciente tenía razón con lo cual peor...ahí suplicando no se vaya todavía no se vaya por favor...y se fue), la supervisora que viene de listilla y te hunde más en la mierda con sus comentarios medio dirigidos (y que joden, porque son injustos y encima no le puedes contestar)...una compañera que seguro que es una gran persona oigan pero para trabajar mejor estaba solita...
En fin. Que de esta mañana maldita, saqué dos conclusiones:
-Tengo que dormir más (si no lo hago es porque tengo un extraño miedo a acostarme y empezar a dar vueltas en la cama, con lo cual lo hago a las mil invariablemente, trabaje o no)
-NO PUEDO LLEGAR NUNCA MÁS TARDE AL TRABAJO.

Qué queréis, aún tengo sueño, hasta ahí mis objetivos por el momento. Bueno tal vez debería hacer algo con mi pelo que pide socorro...Para otra ocasión.

Lo bonito de todo esto por sinsustancia que parezca, es que me ha dado motivación. No sé explicarlo muy bien, fue como la patada en el culo que me iba haciendo falta. Que cuando despiertan mi rabia, parece que rindo más en general, es como decir van a saber quién soy yo...

Tonterías, puede, pero si me sirven , bienvenidas sean.
Y va a saber quién soy yo el geniecillo coñón ese, que le falta comer mucha sopa para acabar conmigo.

Besooooooooooooooooooooooooooooo...

miércoles, septiembre 14, 2005

Niña mala

No me siento orgullosa.
Tal vez si el amor fue amor debería haber seguido callando, pero niño, me dolió tanto que no supieras ver, me dolieron tus ausencias, me venció el vacío inmenso de tus palabras prefabricadas.
En uno de esos estallidos que a veces me asaltan en mi línea predecible, y entonces dejo de ser predecible, abrí mi corazón de par en par. No quise hacer daño, pero quise que me viera, que me mirara y me viera como fui a cada momento, lo bueno y lo malo, mira no soy una santa ni soy perfecta lo siento lo siento lo siento por ser tan franca...pero te quise y cuando sólo quedó la amistad que nos prometimos no estuviste, lo siento lo siento pero me dolío tanto...
Me equivoqué, tal vez, y debí haber callado por todo ese cariño que grité a los vientos, porque sí que le dolió, pero no, no soy tan buena porque deseé que le doliera un poquito, hablaste tanto y luego hiciste tan poco, me sentí traicionada en lo que quizás no sea más que un ataque de ira infantil...
Cuánto hubiera deseado que me entendieras. Pero hay veces en que uno necesita de todas sus fuerzas para sí mismo, y hay veces en que no queda ni un poquito de amor para regalar, no puedo echarle la culpa y es por eso por lo que no me siento orgullosa de haber mostrado lo feo. Después de todo, tal vez pertenecemos a mundos distintos...
Y como no sé si sea en cierto modo una despedida, porque ya no quiero mostrar nada a quien prefiere no ver, le dije te amo por primera y única vez, déjame decirlo tan sólo, te prometo que te olvido mañana y no te lo diré nunca más, pero te amo...
Porque si es una despedida, que sea con amor y no con reproches. Creo que no entenderá nada.
Pero de eso sí estoy un poquitín orgullosa.

martes, septiembre 13, 2005

Un abrazo ¿imaginado?

La otra noche sé que alguien estaba pensando en mí, porque en la negrura (no puedo dormir con el menor asomo de luz, incluso tapo la lucecita del teléfono con el pijama) y mientras me abandonaba a ese momento en que los pensamientos se van escapando y se entretejen en medio-sueños, sentí como si alguien me abrazase. No era una sensación física, era como algo etéreo pero palpable...y os puedo asegurar que dormí como un bebé...
¿Estrés? ¿Esquizofrenia?¿Necesidad de cariño?
Pensad lo que queráis, pero yo sé que aquella noche alguien me abrazó en sueños, no quise descubrir quién, existe y basta...espero que haya sentido cómo me acurruqué, sintiéndome segura por primera vez en mucho tiempo, y el latido de mi corazón tranquilo y mi cara cuando me desperté con una sonrisa...

lunes, septiembre 12, 2005

Borrando recuerdos

Me dice, hazle daño, escríbele y hazle daño, acúsale de egoísta, de mentiroso, no puedo, no es cierto, da igual que no sea cierto, así sólo pensará en ti, y tampoco tienes nada que perder...
Sí, le dije, lo pensaré, lo pienso, lo pienso, pero es imposible.
¿No es esto, querida amiga, tú que sólo velas por mi bien dices, lo que me has hecho infinidad de veces? ¿No es esto lo que me ha hecho pensar sólo en ti en días en que el sol reclamaba mi atención? Y la amargura en la mirada de lo inexplicable, por qué, por qué me hace daño así, no puede ser que crea lo que está diciendo, y las autojustificaciones que en la amistad no deberían caber, ¿y es eso lo que debería hacer yo?
¿Ya le has escrito? No. Tienes miedo, le estás esperando. No, pero sé que le haría daño. ¿Tú, hacerle daño? (se lee entre lineas, tal vez no le importe, o tal vez lo merezca).
Y tal vez no le importe, o tal vez lo merezca, pero yo sigo sin escribir nada, voy borrando todo lo que me recuerde su sonrisa no santa pero sincera, su pelo rebelde que moldeé con mis manos, la mirada que o elude o se clava, mirando una cámara que no es la mía, el cuerpo que estuvo en mi abrazo y en el de otras ahora, el corazón que no me recuerda y yo quiero seguir admirando en la distancia...
Hoy guardaré en una caja, en el fondo del armario, su último recuerdo visible.
Y no, creo que hoy no escribiré tampoco.
Porque me es imposible mentir, pero también decir la verdad...

Incluso en estos tiempos
veloces como cadillac sin frenos,
todos los días tienen un minuto
en que cierro los ojos y disfruto
echándote de menos...

(Sabina, el maestro jejeje)

domingo, septiembre 11, 2005

Día raro

Tengo la cabeza embotada y las palabras salen a trompicones. ¿Exceso de socialización?¿De gente?¿De masa? A ver si me estoy convirtiendo en una solitaria...
Lo que sí veo es que me estoy haciendo dura con el tiempo, y no me gusta, pero lo acepto como quien acepta un trabajo que le permite vivir, sólo un trabajo...Para luego poder perderte en tu vida que para mí son esos instantes en que me siento blandita y con ganas de ser cuidada...

Detalles entre varios:
Ayer le dije, en medio de la conversación menos apropiada...Quiero a M. Así, sin pensar, sin esperarlo, sin querer. Y me dijo, lo sé. Nada podemos esconder a algunos. Pero, añadió, él no te quiere, así que olvídalo. Eso hago, dije. Fin del sueño. Es inútil hablar de lo inevitable...

Me dijo, no puedo llorar, hace siglos que no lo hago, con lo que descarga. Le digo, yo tampoco, mientras se me viene a la cabeza la imagen del depósito vacío del limpiaparabrisas de mi coche.

Escribió, al final, te quiero. Me quedé varios instantes leyendo las palabras una y otra vez.

jueves, septiembre 08, 2005

Soledad acompañada 2

(Nos estamos riendo porque he hablado deprisa y no ha comprendido nada)(repito la palabra tres veces con distinta pronunciación, me corrige, reímos)
-Creo que voy a rular la r, es más fácil y de todas formas no me sale como a vosotros
(intentos lamentables de producir un sonido gutural)
-No pierdas tu acento.
-¿Qué?
-Que no pierdas tu acento, a los franceses nos gusta.
(me mira y le miro incrédula, no sé si a alguien le puedan gustar mis farfulleos)
-Quiero hablar bien, me esfuerzo en imitar vuestro acento.
-Pero si tú ya hablas muy bien francés...
-No...
-Que sí, en serio.
(Sonríe, sonrío, silencio, calada al cigarrillo) (si tú supieras todo lo que no puedo explicar)
-Bueno...llego a ser capaz de mantener una conversación inteligente... pero muy difícil expresarse...
(ríe mientras da unos golpecitos a su cigarrillo, veo la ceniza caer...)
-Y lo cierto es que nadie puede conocerme...(hablo despacio, me mira, sorprendido de mi repentina seriedad)...Verdaderamente.
(Con la sonrisa medio dibujada, no sabe si estoy de broma o no, profundiza en mi mirada para descubrirlo...lo permito un segundo, tal vez una milésima...)
(Bajo la mirada, no quiero que te guste lo que ves, no quiero que no te guste lo que ves, se acabaron los cinco duros)
-Estoy pensando en dejar de fumar...

Soledad acompañada 1

Pájaros en mi cabeza, y cuanto más se empeña el geniecillo coñón del destino en ponerme los pies en el suelo, más me empeño yo en perderme en miradas, en detalles, en gestos...

-Te noto preocupado. (eufemismo: ha vuelto a fumar, se arrastra más que camina, mira todo lo que mira con dolor y con cansancio)
(asiente y da una calada a su cigarrillo)
(miro al frente, no quiero sacar el tema, pero él está esperando)
-Y qué te pasa...
-Ella, claro, es lo único que me pasa...
(otra calada)
-¿porque se va?
-No tiene nada que ver. Lo que pasa (mirada dolorosa, calada al cigarrillo, ya he abierto la puerta) es que ya no nos comprendemos. No nos soportamos.
(No sé qué decir, no sé si mirarlo o no, lo hago, me mira, intenta sonreir, ahora se va a hacer el fuerte)
-Es triste, pero si se tiene que acabar, se acaba...no nos soportamos y cada vez va peor.
(los tabúes sociales me impiden darle el abrazo que necesita, el cariño, la comprensión hecha gesto está mal vista, sin duda significa que tenemos una aventura, y ninguno podemos cargar con los daños de un solo comentario malicioso)
(Nos miramos, sonreimos tristemente, le digo palabras que no importan, le comprendo, nos comprendemos, y en la soledad infinita de lo mundano nuestro cigarrillo se va consumiendo)

miércoles, septiembre 07, 2005

Concentración

Parece que esto funciona, y es que ya van tres largos posts que se borran enteritos, y cómo jode...

Lo del título viene a cuento de mis profundos ejercicios de reflexión cuando esta noche me llamó un amigo muy querido, que tampoco está pasando un buen momento (la vida está llena de eufemismos: está hecho una puta mierda, para ser franca, y me pesa tanto como me hace llorar de alegría cuando lo siento feliz...)
Y yo ahí intentando contarle algo positivo, porque él también vive por mí un poquito, mi rubia me llama aunque hace meses que mi pelo es de otro color...claro que él no me ve así que puede imaginarme como quiera...
Y empiezo...
La venta del piso...pues igual que hace un mes, sí sí si todo está en marcha, igual que hace un mes vamos...en negativo hasta la cuenta de la cafetería del hospital...Bola tremenda a la de personal (a la que debo dos meses de alquiler) que le dije que ya estaba todo solucionado y como no me den pronto el préstamo me veo de okupa en casa de E. con mi perrita bajo el brazo...

El amor de puta madre, mi niño bonito tirándose todo lo que encuentra mientras yo pensaba en él cada minuto (varias veces) y escribiéndole textos sin enviar (algo de orgullo me queda) para ahora estar perdida en la más extraña tristeza: ya no me importa, quién es ese, realmente le he querido o lo imaginé, por qué es todo tan complicado...y su voz es la de un desconocido y ya no me hace reir, pero lo finjo, y se lo cree, como todos. Mi desconocido bien gracias, en el anonimato cuento que siga, porque yo no pienso mover ni un dedito, el que quiera peces que se moje el culo que yo ya tengo chorreando hasta el pelo...y mis zapatos hacen chap chap cuando camino. El "casado", ahí sigue, claro que me gusta es muy mono y muy majo y demás, pero complicaciones no, gracias, hoy soy yo la que huye, la miedosa, soy la mujer más difícil que conoce. Tal vez por eso le gusto...

La salud...bueno haces bien en no preguntar amigo, de momento bien pero no duermo, la energía no me cabe, ser fuerte, ser fuerte, ser fuerte, me aburrí de estar deprimida, aguantaré y me da para darte ánimos, comer no como bien pero no bajo del peso marcado y tengo recursos de anoréxica a la inversa, sí sigo fumando, ya lo sabes, imagíname como te gusta en el sofá con mi cigarro y mis ojos de mujer fatal fingida, sigo siendo la niña dulce pero no sé si quiera que nadie lo sepa...Corro, corro, hoy no necesito a nadie puedo cargar con todos vosotros.

Espera algo habrá de positivo...Bueno me invitó mi profesora de francés a conocer su casa y su familia...un privilegio pero tanto paseo por el parque me hizo añorar otras caras, otras conversaciones, otros momentos. NOOOOOO dije para mis adentros cuando me quiso enseñar su barrio...

Pero déjame contarte algo gracioso, y es que ayer decidí otra vez llorar, y cuando empecé a poner morritos me dio la risa floja y es que así no se puede...Perdona que me ría, es que no puedo evitarlo el destino es gracioso...Sólo necesito una pequeña cosa que me salga bien, para empujarme un poco, ¿es que mis destellos de amor han valido tanto?¿ahora toca pagarlos? Ah sé que sí, lo valieron todo y con todo puedo y todo lo pago por sentir otro...

Y sí, claro que te echo de menos, una cosita más con la que cargar querido amigo espero verte pronto y darte todos los abrazos que necesitas, qué ironía que en mis brazos pueda parecer indefenso el hombre más fuerte que conozco, pero no hoy que tú y yo seremos fuertes y podremos con todo y cuando nos veamos será para reirnos fuerte de todas estas pequeñas cosas...

Hasta mañana (eufemismo de "hasta que hablemos", da igual las personas que queremos están ahí siempre)
probando

domingo, septiembre 04, 2005

CHOFFFFFFFFFF

Qué lamentable, ¿no? últimamente este blog, creo que llevo demasiado tiempo con posts poco animados, pero es lo que tiene la depresión, que te sume en un estado de semi-perplejidad sin fecha de caducidad que sólo se centra en tus pocos ánimos, y claro, realmente no sé que necesito, si una persona que me abrace (pero de verdad, ¿eh? de esos que te dan fuerzas) o una buena patada en el culo que me haga reaccionar.
Pero parece ser que por más que miro a derecha e izquierda ninguna de las dos aparece...
Y estoy tan cansada de decirme las mismas cosas, de que nadie a mi alrededor me llene, de que sea tan aburrido estar deprimido, y no, me digo, no me da la gana de estar tan llena de energía negativa.
Sí, lo acabo de decidir, desde mañana (vaaaaale desde ya) voy a mirar la vida con otros ojos, con alegría e ilusión, yupiiiiiiiiiiiiiii...Hum creo que sigo deprimida, vaya.
Lo que realmente necesito, para ser sincera conmigo y con vosotros, son dos cosas:
- Que aparezca, ya no digo La Persona, pero coño que venga ya alguien en quien pueda volcar toda esta necesidad de cuidar y dar cariño...porque últimamente veo el mundo de lo más mediocre...
-Viajar pero YA a Tenerife (a vender mi casita, ¿recordáis?), definitivamente cuando estoy así lo mejor es un cambio de aires, vale vendré llorando a moco tendido pero, en el fondo, contenta.

Y no es que no esté profunda, pero si escribo melancólica ya es para cortarse las venas, así que por hoy un escrito cortito...

Un beso pa tos...